Daily Devotionals

November 19

¿Qué clase de fe tiene usted?

Kenneth Copeland
...bienaventurados los que no vieron, y creyeron.

Señales, maravillas y milagrosas manifestaciones del Espíritu de Dios. Si usted no las ha presenciado en su propia vida y en la de los creyentes que lo rodean, las verá pronto porque están sucediendo por todas partes… y cada vez se ven más. ¡Esto me encanta! Me fascina observar cómo obra Dios. Me gusta ver milagros y sentir el mover del Espíritu. Es la diversión más emocionante y maravillosa que existe. De hecho, es tan divertido que si no estamos alerta nos podemos quedar tan cautivados observando y sintiendo grandes manifestaciones, al punto de descuidar la Palabra y permitir que nuestra fe mengüe. “¡Sorprendente! Pero espere un minuto, hermano Copeland. ¿Cómo podría menguar mi fe mientras veo milagros y siento que en lo espiritual se me eriza la piel? ¿Acaso estas cosas no incrementan mi fe?”. Según la Biblia, no. En Romanos 10:17, leemos que la fe viene por el oír, y el oír la Palabra de Dios. En ésta no se enseña que la fe provenga por lo que ve o siente. Algunas personas podrían refutar esto. Pueden pensar que a causa de haber presenciado y creído en un milagro, la fe vino a su corazón. Sin embargo, lo que en realidad sucede es que al ver algo y luego creer en ello, ¡la fe llega a su cabeza! La fe que reside en la cabeza (o la fe de conocimiento) y la fe del corazón (o la clase de fe de Dios, Marcos 11:22) funcionan en dos mundos completamente diferentes. La clase de fe de Dios obra en el reino espiritual. Ésta toma posesión de la Palabra en el reino invisible, y logra que se cumpla en el mundo natural. Ése es el tipo de fe que Dios utilizó para crear este mundo, es una fuerza poderosa. Y cuando ésta fluye desde el corazón y de la boca de los creyentes, la verdadera fe espiritual cambia las cosas naturales. La fe de conocimiento, o la fe que reside en la cabeza, no posee un poder real. Y no cambia nada. Al contrario, ¡las cosas naturales la cambian! Todo habitante del mundo posee fe de conocimiento. Creen en determinadas cosas, sólo porque pueden verlas o porque las han experimentado. Por ejemplo, la gente cree que cuando encienden un interruptor de luz, la luz encenderá. Tienen fe en ese proceso porque lo han visto funcionar una y otra vez. Pero la clase de fe en el interruptor, viene estrictamente de la mente. Cuando usted la ejercita, su espíritu permanece inactivo, y creer sólo en lo que puede ver o sentir no lo activará. Entonces ¿qué clase de fe tiene? Porque la fe de Dios genera poder espiritual y bendición. Ésta cree antes de que pueda ver o sentir una manifestación natural. Ése es el tipo de fe que desea tener. La que viene por el oír y creer en la Palabra de Dios. Así que sumérjase en la Palabra, ¡y vea cómo esa clase de fe cobra vida! Ezequiel 31-33; Salmos 108-109 Soy bendito; pues creo, ya sea que vea o no (Juan 20:29).

Scripture Study: Juan 4:43-54


Sign up for daily devotionals delivered to your inbox

  • This form collects your name and email so that we can send you the devotional by email. Read our Privacy Policy for details on how we process and protect your data.