Daily Devotionals

September 19

Acerca de los ángeles

Kenneth Copeland
Pues a sus ángeles mandará acerca de ti, que te guarden en todos tus caminos.

Es hora de aclarar las cosas. Los ángeles no es algo de niños. No son niños gorditos con cabello rubio, con arcos y flechas en sus manos. Los ángeles son guerreros grandes y fuertes; son seres reales y poderosos. Si usted es creyente, ellos son parte esencial de su vida.

En la Biblia vemos ejemplos de lo que los ángeles pueden hacer. Por ejemplo, cuando los hijos de Israel huían del ejército de faraón, la Biblia dice que de repente las ruedas de los carros de los egipcios fueron trastornadas. Simplemente dejaron de rodar.

¿Quién cree que causó eso? Los ángeles, por supuesto. Pero ellos no se han jubilado; siguen tan activos hoy como lo han estado siempre.

Hace años, en una de las guerras más importantes de la nación de Israel, el enemigo tenía los cañones apuntando hacia las ciudades israelíes. Esos cañones eran lo mejor en cañones que había en ese tiempo. Tenían un alcance de por lo menos 30 kilómetros y estaban equipados con miras electrónicas muy precisas. Pero sucedió algo muy extraño. Cada vez que disparaban los cañones a los israelitas, disparaban demasiado lejos o demasiado cortos del blanco. Sabemos que no había nada malo con los cañones, porque luego los israelitas los capturaron y dispararon al enemigo con ellos dando en el blanco.

¿Qué sucedió? Fueron los ángeles, ¿quién más?

Mi amigo, esto no es un cuento de hadas, sino un ejemplo tomado de la vida real de la participación de los ángeles en la vida del pueblo de Dios. Y si usted es hijo de Dios, tiene derecho a esperar que los ángeles hagan lo mismo por usted.

Por lo tanto, esté a la expectativa. Diga: “Gracias, Padre celestial, por encomendarme al cuidado de tus ángeles para que me guarden en todos mis caminos”. Una vez que usted haya dicho esas palabras de fe, permanezca firme, no tema, no dude. Sea paciente y siga creyendo, y verá la salvación del Señor.

Scripture Study: Hechos 12:1-17


Sign up for daily devotionals delivered to your inbox

  • This form collects your name and email so that we can send you the devotional by email. Read our Privacy Policy for details on how we process and protect your data.