Daily Devotionals

July 15

Espere la gloria

Kenneth Copeland
...Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva.

Cuando Ezequiel vio a Dios en Su gloria dijo que desde Sus lomos para abajo, era fuego; y que de Sus lomos para arriba parecía resplandor (Ezequiel 8:2). El fuego, el viento, el humo y la plenitud de Jehová se conocen como la gloria. Todo estos elementos conforman la gloria porque se refiere a la vida sobrenatural y a la esencia de Dios… es la misma presencia del Señor manifiesta, ya sea vista o escuchada. Usted podría decir: “Bien, hermano Copeland, esa clase de gloria maravillosa está reservada solamente para Dios”. De acuerdo con la Biblia, eso no es cierto. De hecho, en Salmos 8:5 se nos enseña que en el principio de la creación, el ser humano fue coronado de esa gloria. ¡Así es! En el huerto de Edén, el hombre y la mujer no andaban desnudos. Dios los había coronado con el mismo fuego y llama de belleza que había en Él mismo. ¿Sabe qué significa coronar? Significa: ¡Ungir! Dios puso Su mano sobre la cabeza de ellos y los coronó con Su propia presencia y gloria, y comenzaron a brillar igual que Dios. En el huerto de Edén, ellos no eran vulnerables a los elementos climatológicos, ya que se encontraban rodeados y protegidos por un brillante campo de fuerza de gloria. La humanidad perdió esa gloria cuando Adán pecó, y todos lo saben; pero de lo que no se dan cuenta es que esa gloria fue restaurada cuando Jesús resucitó; en Romanos 6:4 se nos garantiza eso. De acuerdo con la Palabra se supone que usted y yo debemos vivir en esa gloria. Hemos sido ungidos con la gloria de Dios, y todo lo que necesitamos se encuentra allí. Su sanidad, sus finanzas, los deseos de su corazón se encuentran en la gloria. Entonces ¡espere la gloria! Manténgase a la expectativa de que la presencia de Dios se manifieste en su vida. Aumente sus expectativas, porque ¡en Su presencia hay plenitud de gozo! Esdras 8-9; 1 Pedro 2 Yo gozo de una vida nueva a causa de la misma gloria que resucitó a Cristo de los muertos (Romanos 6:4).

Scripture Study: Salmo 8; Ezequiel 8:1-4


Sign up for daily devotionals delivered to your inbox

  • This form collects your name and email so that we can send you the devotional by email. Read our Privacy Policy for details on how we process and protect your data.